Blog

  • Energía Solar. ¿Qué es y cómo se diferencia? Tipos

Energía Solar. ¿Qué es y cómo se diferencia? Tipos

energia solar

Seguimos con el segundo vídeo del curso. Pronto pasaremos a la parte práctica +BONUS (videos más cortos y especificos). ¡Que lo disfrutes!

 

TRANSCRIPCIÓN 

 

 

2. ¿Sabes qué usos podemos dar a la energía solar? ¿Qué tipos hay? y

¿Qué es lo más importante que provoca la energía solar?

 

Si quieres responder a estas preguntas y aprender sobre el uso de la energía solar quédate viendo este video.

Energía solar

 

Podemos definir la energía solar como aquello que procede de la radiación que el astro rey manda a nuestro planeta cada día y nos llega. La mayoría se pierde por el espacio, pero nos aporta suficiente energía para poder seguir viviendo en la Tierra.

 

La energía proveniente del sol que llega a la tierra cada año, y que se queda en la atmósfera, mares y continentes es 1.069 x 1015 kWh. El consumo anual de energía por parte de los humanos en la tierra es de 1.389x 1011 kWh al año.

 

Esta energía es usada por el planeta de diferentes formas, algunas de manera natural y otras gracias a la acción del hombre, que ha ideado sistemas para producir calor o electricidad con ella.

 

¿Quieres saber qué usos damos a la energía solar en nuestro planeta?

Ahora vamos a responder a la primer pregunta del enunciado, pero no quiero que te adelantes con las respuestas, pues el sol nos aporta más de lo que piensas.

 

PRIMER USO

El primer uso que hacemos de la energía que proviene del sol ni nos hemos preocupado en provocarlo. Gracias a la energía solar tenemos un planeta templado, es decir, calienta los mares y los continentes lo suficiente para que pueda haber vida en ellos, para que tú yo podamos vivir junto con el resto de seres vivos. La energía solar calienta la tierra.

 

SEGUNDO USO

El segundo uso, no menos importante, es la luz natural que nos aporta el sol en las horas diurnas. Durante el día podemos tener entre 10000 y 25000 luxes en nuestras calles. Para que te hagas una idea, la luminancia media en las calles con luz artificial de noche no pasa de los 100 lux, siendo, normalmente menor de 20 luxes.

 

En el interior de los edificios tendremos un máximo de 1000 luxes para las actividades de precisión o 5000 luxes en quirófanos o salas de intervención, teniendo una luminancia convencional entre 200 y 500 luxes.

 

 

Esta luz natural también la aprovechamos en nuestros edificios, pues tenemos ventanas y lucernarios que hacen que no necesitemos usar ninguna bombilla durante las horas diurnas. Existen sistemas complejos que captan la luz solar mediante espejos y pueden iluminar, incluso, habitaciones interiores. Esta es la primera acción que hacemos los humanos para aprovechar la energía solar.

 

La energía solar también es la causante de la fotosíntesis en las plantas, sin la cual no tendríamos el oxígeno adecuado que nuestros pulmones necesita para que podamos vivir en este planeta.

 

La siguiente, ¿cuál crees que debe ser? Pues aprovechar la energía solar para calentar el agua. Desde tiempos inmemoriales se sabía que los cuerpos oscuros captan el calor y, a alguien muy inteligente, se le ocurrió pensar, y ¿si hacemos pasar agua por un recipiente pintado de negro para que se caliente?

 

Ahí está el origen de la energía solar térmica.

 

Energía solar térmica.

La energía solar térmica (o termosolar ) es aquella que usa el calor del sol para calentar un líquido. Para ello aprovecha unos captadores por los que circula este líquido, y diferentes recubrimientos y tecnologías para aprovechar el calor proveniente del sol.

 

 

Este líquido puede ser agua, la cual podemos usar para nuestro consumo (duchas, cocinas, etc.).

Puede ser el agua de alguna piscina climatizada, ya sea porque está cubierta o porque se pretende alargar la temporada de baño.

 

Puede usarse para calentar el líquido que usa el sistema de calefacción de tu casa.

También existen aplicaciones a alta temperatura que se usan en procesos industriales, calentando aceites a 200-400ºC o incluso generando vapor gracias a la energía proveniente del sol, aunque su uso sigue sin estar generalizado.

 

Los captadores solares más habituales son los captadores planos, que no son más que una parrilla de tubos recubiertos de un materia con pintura oscura que es capaz de captar la luz solar y cerrados con un vidrio grueso que evita que el calor que entre salga. Vamos, como un coche puesto al sol.

 

 

Estos captadores pueden transformar hasta el 60% de la radiación captada en agua caliente,

También existen los captadores de tubo de vacío, que utilizan unos tubos de vidrio dentro de otros tubos de vidrio un poco más grande, lo cual hace aprovechar el efecto invernadero provocado por el sol y aumentar el rendimiento.

 

En próximos capítulos de este curso hablaremos sobre la energía solar térmica y cómo y cuándo utilizarla.

A finales del siglo XIX descubrieron que la luz del sol podría producir electricidad, lo cual se concretó a principios del siglo XX con la teoría del efecto fotoeléctrico. Esto dio lugar a un campo de investigación del que surgió la energía solar fotovoltaica.

 

Energía solar fotovoltaica.

 

La energía solar fotovoltaica es aquella tecnología que permite producir electricidad directamente a partir de la radiación solar (Es lo que seguramente piensas cuando piensas en placas solares)

 

El principio básico de funcionamiento, aunque ahora hay más tecnologías con uso de metales y gases, es que dentro de unas células de semiconductores se añaden unas impurezas, lo que se llama dopar a la célula, Estas impurezas, al recibir el impacto de la luz solar genera un movimiento de partículas subatómicas dentro de la célula que provoca la electricidad en corriente continua que ya podremos usar como queramos.

 

En las placas solares, se disponen varias de estas células conectadas entre sí para producir la intensidad y el voltaje necesario para que la electricidad producida sea útil.

 

 

Podemos generar electricidad mediante paneles fotovoltaico en instalaciones aisladas, como por ejemplo, farolas en carreteras, torres de telecomunicaciones, casas de campo, para la cual se necesitan baterías donde se almacene la energía producida.

 

También puedes producir electricidad para consumirla en el momento de su producción, sin almacenar, para un uso propio en casas o empresas, que es lo que se ha llamado autoconsumo.

 

O para formar parte del sistema de generación nacional y vender la electricidad producida, como los parques solares que puedes ver en las carreteras o muchas de las instalaciones de los tejados de las naves industriales.

 

Las placas solares comerciales aprovechan del 12 al 18% de la energía solar captada para la producción de electricidad. Siendo un sistema de generación de electricidad muy flexible, capaz de llegar a sitios donde ninguna otra tecnología puede llegar.

 

Y que, además, logra que la producción pueda estar junto al consumo, reduciendo pérdidas y democratizando el mercado eléctrico.

 

Pero...un día, a alguien se le ocurrió, ¿por qué no mezclamos ambas tecnologías y hacemos grandes plantas de producción que puedan generar vapor de agua y electricidad de manera convencional? Así nació la energía solar termoeléctrica.

 

Energía solar termoeléctrica.

 

También llamada termosolar de concentración o CSP, esta energía consiste en captar la luz solar en puntos concretos para conseguir aumentar la energía captada con el fin de generar el suficiente calor para producir vapor y mover unas turbinas que generan electricidad, a modo de una central térmica convencional.

 

Tiene la ventaja de que aumentas el rendimiento de la energía solar captada, produciendo unos niveles de potencia mayores que la fotovoltaica para el uso de la misma superficie, aunque también tiene las desventajas de una mantenimiento mucho mayor al ser una instalación mecánica y del uso de agua o algún que otro fluido, lo cual puede estar limitado en las zonas donde se suele ubicar estas centrales, como desiertos o zonas muy áridas.

 

Existen diferentes tecnologías para el aprovechamiento térmico de la energía solar y su transformación en electricidad de las que, de momento, no vamos a hablar pues suelen ser grandes empresas las que pueden desarrollar este tipo de proyectos y este curso no está enfocado a ellas.

 

Este curso está enfocado a particulares que quieran saber más, empresas e instaladores que quieran formarse para dar u ofrecer este tipo servicio o saber más sobre energías renovables.

 

 

Actualmente, y por mucho tiempo, estas tres tecnologías van a convivir, y conseguirán que tú, puedas aprovechar la luz solar para producir energía y, si quieres, vivir de ello.

 

Para acabar, espero haber respondido a la primera pregunta del enunciado a lo largo del vídeo, y ahora planteamos la segunda, de la cual, puedes ya tener respuesta, ¿qué es lo más importante que provoca la energía solar?

 

La respuesta es, LA VIDA. Sin el sol y la energía proveniente de él no estarías aquí ni viendo este vídeo, ni planteándome la paella que te comerás el domingo, ni pensando en esa canción que no se te va de la cabeza. Así que, hazte como yo, amante del sol.

 

Nos vemos en el próximo vídeo.

 

Y si te ha gustado, no olvides compartirlo en tus redes sociales para que llegue a más gente. Y si tienes cualquier sugerencia para los próximos videos las recibiremos con los brazos abiertos.