Blog

  • Gestor energético ¿en plantilla o externo?

Gestor energético ¿en plantilla o externo?

 
En las empresas es importante tener un control de todos los costes necesarios para la realización de su actividad.
Todos los costes son importantes, entre ellos los de los consumos de agua, teléfono, electricidad o gas.
 
Para poder optimizar estos costes se necesita una persona que se encargue de gestionarlos y negociar con los proveedores.
La parte de teléfono es fácil, ya que solo hay que negociar con las compañías pero para ahorrar en agua, electricidad y gas la cosa se complica un poco más.
 
La persona que se encargue de que estos suministros le cueste lo menos posible a la empresa tiene que tener un alto conocimiento técnico.
Para ahorrar en agua se pueden poner aireadores en los grifos, poner grifos temporizados u otras soluciones dependiendo del tipo de instalación. Si se ahorra agua, seguramente también se ahorre energía (gas o electricidad), porque normalmente se dispone de suministro de agua caliente.
 
Para el ahorro de agua caliente es muy importante el tipo de preparación, el tipo de combustible utilizado, la temperatura necesaria, habiendo muchas posibilidades según el uso.
 
Para el ahorro de electricidad hay aún más opciones, como la substitución de luminarias por otras más eficientes, el uso de batería de condensadores para controlar la energía reactiva, que es la energía que se paga pero no se usa, la gestión energética del edificio de manera centralizada, permitiendo el encendido o apagado  de las instalaciones en el momento oportuno, la mejora de los aires acondicionado, el uso de automatismos o variadores de velocidad para el arranque de los motores, el arranque sincronizado de las máquinas para evitar picos de potencia ...
 
Un correcta gestión energética puede producir un ahorro de entre el 20 y el 50 % anual de energía, por lo puede reducir costes de producción haciendo más competitivos los productos que se vendan.
 
La duda entra en si es mejor personal contratado para este fin o personal externo.
El personal contratado debería tener como función principal la de mejorar el funcionamiento energético de la empresa, actualizando siempre sus conocimientos y haciendo un trabajo acorde.
El personal externo serían profesionales que se dedican exclusivamente a esto, por lo que están al día de todas las novedades y prestan el servicio temporalmente a la empresa, con revisiones periódicas.
 
Para empresas medianas y pequeñas, lo más habitual es que el coste de una asesoría externa sea menor que el de personal en plantilla destinado a esta gestión.
Para empresas grandes con varios centros de trabajo económicamente podría ser rentable tener en plantilla a alguien que se encargue de este cometido.
 
Pero siempre saldrá rentable tener una correcta gestión energética de su empresa.