Placas solares

En el contexto de la energía eléctrica, hablamos de autoconsumo en aquellos supuestos en los cuales los consumidores de energía eléctrica deciden generar parte de la energía que consumen mediante una instalación generadora de energía eléctrica.

Cuáles son los puntos claves de la nueva normativa de Autoconsumo Fotovoltaico (Real Decreto 244/2019)

El autoconsumo de energía eléctrica se reguló por primera vez en nuestro país en el año 2015 mediante el Real Decreto-Ley 900/2015, derogado es su mayor parte por el Real Decreto-ley 15/2018 y por el vigente Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, al que nos referiremos en adelante como Real Decreto de Autoconsumo.

Qué es el autoconsumo fotovoltaico

Al hilo de lo apuntado, el autoconsumo fotovoltaico consiste en la instalación de una (o varias) placa solar fotovoltaica como sistema de generación de energía eléctrica en su vivienda o local.

Esta instalación de generación puede verse complementada con sistemas de acumulación de energía, en la que almacenar la energía generada que no se consuma y que no se vierta a la red de distribución, lo cual no era posible con la anterior regulación del autoconsumo fotovoltaico en nuestro país; afortunadamente, el Real Decreto de Autoconsumo de 2019 ha venido a cambiar totalmente el panorama del autoconsumo de energía eléctrica, abriendo la posibilidad a que se vierta a la red de distribución general la energía generada que no se haya consumido por la propia vivienda o local, dando lugar a las nuevas modalidades de autoconsumo que veremos a continuación.

Tipos de autoconsumo

De acuerdo con la regulación del nuevo Real Decreto de Autoconsumo, los tipos de autoconsumo se pueden clasificar del siguiente modo:

  • Suministro con autoconsumo sin excedentes, en la cual no se verterá la energía generada a la red de distribución, y con excedentes, en cuyo caso sí se permitirá verter la energía no consumida a la red de distribución, pudiendo a su vez optar entre hacerlo acogiéndose a compensación o sin compensación, en función de que se cumplan con determinados requisitos técnicos, lo que permitirá abaratar costes en el consumo de energía eléctrica del domicilio y apostar por el consumo local.
  • En cuanto al sistema generador y al número de usuarios que se conecten al mismo (por ejemplo, los vecinos de una comunidad de propietarios), distinguiremos entre autoconsumo individual o colectivo, siendo esta posibilidad otra de las novedades del vigente Real Decreto de Autoconsumo, favoreciendo la proliferación de pequeñas y medianas instalaciones de autoabastecimiento.

Qué novedades regula el nuevo Real Decreto de Autoconsumo

Además de las nuevas modalidades de suministro que hemos visto, otra de las principales novedades introducidas por el Real Decreto de Autoconsumo 2019 es la eliminación del denominado “impuesto al sol” que se recogía en el Real Decreto de 2015, no exento de polémica, y la posibilidad de instalación de contadores de generación, además de peajes y límites de potencia, así como la simplificación de los trámites administrativos, así como la creación de un registro de autoconsumo.

 

En definitiva, lo que el nuevo Real Decreto de Autoconsumo lleva a cabo es la consagración de un nuevo modelo libre de mercado en aquella energía que se genera por las instalaciones de autoconsumo y que excede de la que se consume, permitiendo a los autoconsumidores aportar esta energía que les sobra a la red de distribución y conseguir un considerable ahorro y un sistema más sostenible.