Curiosamente, los primeros vehículos autopropulsados puestos a la venta, a mediados del siglo XIX, fueron coches eléctricos, siendo los más populares hasta comienzos del siglo XX. Esto siguió siendo así hasta la aparición en los motores de cuatro tiempos del arranque eléctrico y la cadena de montaje, que supuso un considerable ahorro en los costes de producción.

Hoy en día, los vaivenes del precio del petróleo, el impulso de las administraciones públicas y el aumento en la concienciación respecto al cambio climático y la protección del medio ambiente están despertando un gran interés por este tipo de vehículos.

En este artículo vamos a analizar las principales ventajas de los coches eléctricos.

Características de los coches eléctricos

Un coche eléctrico es aquel propulsado por uno o más motores eléctricos que almacenan la energía en baterías recargables. Actualmente, estos motores proporcionan un par motor (capacidad de transmitir su potencia a las ruedas) instantáneo y total, es decir, transmite toda la fuerza desde parado. Esto permite aceleraciones en el tramo de 0 a 30 km/h muy superiores a los coches de combustión, aunque a partir de este punto la aceleración de los vehículos de gasolina o diésel supera a los eléctricos. Son, además, hasta tres veces más eficientes que los motores de combustión interna.

La tecnología del motor eléctrico ha experimentado un gran impulso durante los últimos años, lo que permite comparar gran variedad de modelos con distintos tipos de motor en el mercado. Puedes encontrar vehículos cien por cien eléctricos, eléctricos de autonomía extendida, híbridos enchufables, híbridos no enchufables y vehículos eléctricos de hidrógeno.

Ventajas de usar un coche eléctrico

Desde la aprobación de la normativa europea anticontaminación y su progresiva implantación en las legislaciones nacionales y autonómicas, el mercado del coche eléctrico está ganando músculo de manera considerable. El aumento en los niveles de autonomía, la mejora en las prestaciones y la bajada de precios lo han convertido en una opción viable para muchos consumidores.

De esta forma, el coche eléctrico cuenta con interesantes ventajas respecto al de combustión interna, especialmente si lo vamos a utilizar en trayectos urbanos.

Eficiencia energética

Los coches eléctricos transforman entre el 55 y el 60 % de la energía eléctrica en tracción de las ruedas, mientras los coches de cuatro tiempos tradicionales solo se convierten entre el 15 y el 20 %.

Mínimo mantenimiento

A parte de elementos desgastables (como neumáticos o frenos), solo tendrás que preocuparte de revisar periódicamente el estado de las baterías y del motor, olvidando filtros, lubricantes, etc.

Ventajas fiscales

La mayoría de los ayuntamientos aplican descuentos en los impuestos de circulación y matriculación para vehículos con cero emisiones, además de tarifas reducidas en aparcamientos públicos.

Circular por carriles especiales

Si vives en una gran ciudad, podrás desplazarte por carriles bus/VAO (aunque vayas solo) y conducir durante episodios de alta contaminación.

 

La competencia entre marcas y apoyo político están potenciando, día a día, las ventajas de los coches eléctricos sobre los de combustión. Las perspectivas para los próximos años indican que los precios bajarán y la tecnología seguirá mejorando. Si has decidido cambiar de coche, te recomendamos que consideres esta opción, especialmente si lo vas a conducir por ciudad.