Blog

  • 3 clases de instalaciones fotovoltaicas con baterías

3 clases de instalaciones fotovoltaicas con baterías

3 clases de instalaciones fotovoltaicas con baterías

Muchas veces dividimos las instalaciones fotovoltaicas para uso propio en instalaciones con baterías o instalaciones sin baterías. En este post especificaremos un poco más que 3 clases de instalaciones de energía solar con baterías hay y cual te puede convenir para tu casa o empresa.

La energía solar fotovoltaica es, posiblemente, la fuente de energía renovable para la generación de electricidad más flexible y adaptable de cuantas tenemos a nuestra disposición en estos momentos. Puede alimentar desde farolas a barcos pasando por grupos de bombeo o viviendas.

Por ello, se han desarrollado diferentes tipos de esquemas y sistemas de funcionamiento, para adecuar su producción a tus necesidades y ofrecerte el mayor rendimiento en cada caso.

En las próximas líneas te explicamos 3 clases de sistemas básicos de energía solar fotovoltaica con baterías para que puedas tener un poco más claro cual te conviene en tus instalaciones de energía solar fotovoltaica.

Comprar botellas de agua es caro y antiecológico, descubre como evitarlo en el siguiente post.

Tipo 1: Aislada DC-Coupling. Sistema clásico

Este tipo de sistema ha sido el más habitual hasta la fecha para las instalaciones de generación de electricidad mediante energía solar fotovoltaica de modo aislado, se basa en cargar unas baterías para después usar esa energía en nuestro consumo y sigue el siguiente esquema y los siguientes pasos:

  1. En primer lugar los paneles solares generan electricidad en corriente continua. Esta electricidad se guarda mediante un regulador de carga en una batería, todo en corriente continua.
  2. Cuando hay consumo, el inversor toma corriente de la batería y la transforma en corriente alterna para poder alimentar las necesidades.
  3. Si no tenemos suficiente energía en la baterías y se usa un inversor/cargador, éste activa una fuente complementaria (grupo electrógeno o red) para que alimente el suministro y cargue las baterías.
  4. Si en lugar de consumos en corriente alterna (convencional) tenemos consumo en corriente continua (como por ejemplo un paso a nivel) se alimentará ese consumo desde el regulador de carga o desde un convertidor DC/DC como muestra el siguiente gráfico.

Tipo 2: Aislada AC-Coupling.

Para mejorar el rendimiento de las instalaciones aisladas, algunos fabricantes de inversores, inicialmente SMA y Victron, desarrollaron un sistema donde la energía solar alimentaba las baterías desde la parte de alterna a través de inversores de conexión a red. Este sistema consigue alimentar directamente, sin pasar por baterías, buena parte del consumo, lo que cuida las baterías al usarlas menos y mejora el rendimiento de la instalación. El esquema y funcionamiento de este esquema de funcionamiento queda como sigue:

  1. Los paneles fotovoltaicos generan electricidad y se conectan directamente a unos inversores de conexión a red que alimentan las baterías y el consumo.
  2. Si hay exceso de producción fotovoltaica, a través del inversor/cargador se alimentan las baterías.
  3. Si no hay producción fotovoltaica, el inversor/cargador saca energía de las baterías y alimenta los consumos.
  4. En caso de tener las baterías descargadas y no haber producción fotovoltaica, pasará como en el caso clásico, que se activará la fuente auxiliar para alimentar tu consumo y cargar las baterías.
  5. Actualmente existen inversores/cargador híbridos que unifican el inversor de red y el inversor/cargador y abaratan el sistema.

Tipo 3: Autoconsumo con baterías.

Llamamos autoconsumo a aquellas instalaciones de energía solar fotovoltaica que sirve para producir una ahorro en una instalación, aportando parte de la electricidad necesaria de tu consumo, en paralelo con la red. En estos sistemas puede ser muy útil almacenar los excedentes, sobre todo si no existe balance neto o una adecuada remuneración de la energía vertida a la red, y usarlos en los momentos que no haya sol. El esquema de funcionamiento es el siguiente:

  1. Se conectan las placas fotovoltaicas a unos inversores de red que sincronizará la electricidad producida con la red eléctrica.
  2. Este inversor se conecta a su vez con un cargador de baterías, que gestionará que los excedentes de producción pase a un sistema de almacenamiento.
  3. Cuando ya no hay producción suficiente para cargar las baterías, se saca electricdad de la misma y se usa en el sistema, también en paralelo con la red.
  4. Cuando se queda sin capacidad las baterías, se alimenta solo de la red, nunca se cargarán las baterías desde la red.
  5. La salida de los inversores, como se ve en el esquema, se conecta a un contador de generación (Según el RD 900/2015) y de éste a la alimentación al consumo.

Los dos primeros tipos, son instalaciones aisladas, generan ellas la red que alimenta el consumo y no trabajan en paralelo con ninguna red. En cambio, la instalación tipo 3 es una medida de ahorro, que siempre necesitará de una red para funcionar.

En definitiva, suele convenir usar la tipología DC-Coupling en instalaciones pequeñas o con consumos en corriente continua, la AC-Coupling en instalaciones medianas o grandes de consumos convencionales (en alterna) y el autoconsumo cuando se tiene mucho consumo y lo que se pretenda es ahorrar parte de la factura.

Ya tienes un elemento más para elegir que sistema te conviene para independizarte de la red, próximamente hablaremos también de los diferentes tipos de baterías.

Post relacionado: Esquemas energía solar