Las instalaciones solares fotovoltaicas son sistemas que producen electricidad a partir de los rayos del sol de manera estática donde deben colocarse los elementos adecuados para poder alimentar consumos en viviendas, empresas o infraestructuras.

Las placas solares producen corriente continua, las baterías almacenan esta corriente continua y los suministros están conectados en corriente alterna. Por ello se necesitan equipos eléctricos de apoyo para convertir la electricidad de alterna a continua o viceversa usando un inversor o un transformador rectificador.

Hoy te quiero explicar que es cada tipo de corriente, cuando se usa y como puede pasar de una a otra.

Parámetros eléctricos fundamentales que debes conocer

Antes de empezar es conveniente recordar los parámetros fundamentales de electricidad y para ello es fundamental la ley de Ohm.

Ley de Ohm

Según esta ley la Potencia de consumo o de producción será la multiplicación entre dos factores, el Voltaje y la Intensidad de corriente. Es decir, P = V x I.

El voltaje o tensión es la diferencia de potencial eléctrica entre dos puntos y se mide en Voltios [V].

La intensidad de corriente es el caudal de electricidad por unidad de tiempo que pasa por un conductor o cable y se mide en Amperios [A].

La potencia es la cantidad de energía eléctrica consumida o producida por un elemento en un momento determinado y se mide en Vatios [W].

Qué es la corriente continua

Las placas solares producen electricidad en corriente continua, las baterías almacenan la electricidad también en corriente continua. ¿Qué significa eso? Esto quiere decir que la carga eléctrica se transmite de manera continua de un punto a otro manteniendo la polaridad. Comúnmente se dice que mantiene siempre el mismo voltaje. Este tipo de transmisión de electricidad fue impulsada por Thomas Edison.

Ejemplo Corriente Continua

Por ejemplo, una batería de coche aportará siempre 6 Voltios del polo positivo al negativo.

Corriente Continua

Se suele usar corriente continua en cualquier aparato electrónico como móviles, tablets u ordenadores portátiles para lo que se alimentarán de baterías o usarán fuentes de alimentación que transformen la electricidad de corriente alterna a continua.

La corriente continua la verás representada habitualmente con las siglas CC o DC. También puedes encontrarla con los signos + y -.

¿Cómo funciona la corriente alterna?

A nuestras casas o centros de trabajo la electricidad llega en forma de corriente alterna. Esto quiere decir que se va cambiando la magnitud del voltaje e intensidad a lo largo del tiempo cambiando incluso el sentido de la misma de manera cíclica, es decir, hay cambios de polaridad durante su transmisión.

El número de ciclos que hace la corriente a lo largo de 1 segundo se llama frecuencia y se mide en Hercios [Hz]. La frecuencia en la red europea y africana es de 50 Hz y en Estados Unidos y la mayoría de países americanos es de 60 Hz.

Corriente Alterna: Factor de Potencia

En corriente alterna es importante la sincronización entre la forma de onda de la intensidad de corriente y el voltaje para evitar la aparición de energía reactiva que es la energía consumida y que no genera potencia. Esto se mide mediante el factor de potencia que cuanto más próximo al 1 es mejor y valores por debajo del 0,8 están penalizados.

Corriente alterna

Como ya te he dicho la electricidad que llega desde la red eléctrica es en forma de corriente alterna y su principal impulsor fue el físico croata Nicola Tesla a finales del siglo XIX. Tiene grandes ventajas en la transmisión en largas distancias y suele alimentar directamente sobre todo a motores y alumbrados. Normalmente la verás representado como CA o AC.

¿Puedo pasar de corriente alterna a corriente continua?

Como ya he escrito en estas líneas la mayoría de aparatos electrónicos y las baterías utilizan corriente continua y, sin embargo, la electricidad que tenemos disponible es corriente alterna. Eso quiere decir, a la fuerza, que estamos utilizando cada día equipos que transforman la corriente alterna en corriente continua.

Rectificadores y Transformadores

Las fuentes de alimentación o los cargadores están compuestos principalmente por rectificadores y transformadores para adaptar la corriente a las necesidades.

Un rectificador es el elemento que convierte la corriente alterna en forma sinusoidal en una corriente continua donde la electricidad va siempre en el mismo sentido y con el mismo voltaje. Para ello se suelen usar puentes de diodos y unos filtros para que se genere una corriente eléctrica lo más continua posible.

Rectificador de corriente

Tras este paso de corriente contunia a corriente alterna se deberá adaptar la magnitud de la tensión a las necesidades que tenga el equipo que tienes que alimentar o la batería que quieres cargar para la cual se utiliza un transformador de tensión.

Para identificar un rectificador muchas veces podrás verlo como un conocido grupo de rock duro australiano. ¿Sabes cuál?

¿Qué necesito para convertir la corriente continua a corriente alterna?

Como he dicho ya alguna vez en este post las placas solares producen la electricidad en forma de corriente continua. Las baterías también almacenan la electricidad en continua. Por ello para poder usarla necesitaremos unos equipos que hagan lo contrario que un rectificador, es decir, que convierta la corriente continua en alterna. Este aparato se llama inversor, alternador u ondulador.

Inversor, alternador, ondulador

El inversor convierte la electricidad de corriente continua a corriente alterna. Existe una diferencia entre inversores de baterías o inversores de conexión a red. Los inversores de baterías convierten la electricidad de las baterías y generan una onda a una tensión y frecuencia determinada. Un inversor de conexión a red, tanto para autoconsumo como para venta de electricidad, además de generar la onda debe sincronizarse con la corriente que proviene de la red para que los ciclos estén sincronizados.