¿Has oído alguna vez que la humedad mata? Se dice muchas veces por ahí. También escucho habitualmente eso de “no hace frío, hace humedad” cuando estás en la calle tiritando.

Efectivamente un alto grado de humedad relativa en el aire provoca, entre otras cosas, que la sensación de frío o calor sea mayor y, también, afecta a tu salud.

Así afecta la humedad en tu salud

Para estar sano es necesario que todo tu ambiente sea sano. Es importante tener una buena alimentación, estar en contacto con la naturaleza o hacer ejercicio frecuentemente. Por lo tanto precisas de una vivienda sana y eso significa que se respire salud en ella. Para conseguirlo es necesario controlar la humedad.

Una casa con un alto grado de humedad puede provocar diversos problemas de saludo como:

  • Infecciones respiratorias. Un aire húmedo provoca que aumente la cantidad de ácaros, virus y bacterias en el ambiente que vas a respirar lo cual provoca un aumento de las enfermedades de origen viral o bacteriano.
  • Alergias. Hay muchos estudios que han comprobado que si se está de manera prolongada en ambientes húmedos se aumenta la posibilidad de contraer alergias y enfermedades respiratorias y pulmonares crónicas.
  • Empeoramiento del reuma y enfermedades óseas. Algo muy recurrente es aquello de las personas que detectan cambios del tiempo por los dolores óseos. Eso es debido a que la humedad agrava estos dolores óseos crónicos dando lugar a episodios de dolor agudo.
  • Problemas de asma. El asma es una enfermedad respiratoria que hay que mantener muy controlada para evitar problemas graves. En lugares con problemas de humedad la posibilidad de desarrollar asma se multiplica por dos.

Mancha de humedad por condensacion

Cómo entra la humedad en tu vivienda

Tenemos humedad en el ambiente por muchos motivos, desde respirar a pegarte un baño, por eso no debemos dejar que se dañe tu vivienda con los problemas más habituales de entrada de capilaridad no deseada, te contamos los tres casos más frecuentes.

  1. Humedad por capilaridad. Aparecen en las partes bajas de los muros en contacto con el terreno o de una zona por donde pasa el agua lo cual afecta habitualmente a plantas bajas o sótanos. Se deben al fenómeno de la capilaridad que permite el paso de los líquidos hasta cierta altura a través de unos conductos pequeños llamados poros. Eso afecta a descorchamiento de la pintura y que se caiga el yeso de las partes bajas de las paredes y pilares, lo cual puede afectar estructuralmente al edificio.
  2. Filtración directa de la humedad. Es una de las más habituales y se debe a una impermeabilización defectuosa lo cual hace que pase agua de la zona mojada al interior de la vivienda. Se da sobre todo en fachadas y cubiertas, las llamadas goteras, y también entre cuartos húmedos de un edificio.
  3. Aparición de condensaciones. En lugares donde hay choques de temperaturas pueden aparecer condensaciones que hace que aumente la humedad en el ambiente. Pueden ser debidas a la existencia de puentes térmicos como por ejemplo en ventanas, a un mal uso de la calefacción y a un defecto de ventilación. Estas condensaciones provocan la aparición de moho, manchas negras y hongos.

Cómo prevenir la humedad en tu casa

Cada tipo de problema requerirá una solución y deberás consultar a un especialista cuál es la conveniente para tu casa.

Por ejemplo, para la humedad por capilaridad puedes actuar de tres maneras, con barreras físicas como la colocación de láminas impermeables, con barreras químicas como la inyección de compuestos siliconados o los sistemas de electro-ósmosis mediante dispositivos eléctricos que inducen corrientes que repelen el agua.

Cuando tienes un problema de condensaciones lo fundamental es que haya un buen sistema de ventilación. Ten presente que esta ventilación debe conectarse siempre que se pase de un grado de humedad y conviene que sea con recuperación de calor para que no meta calor o frío en tu casa.

Para evitar las filtraciones directa de agua tienes que impermeabilizar tus fachadas y tejados. Existen muchas soluciones como láminas asfálticas, de polietileno o soluciones sellantes que deberás consultar con un profesional para que te asesore con la solución que más se adapte a tu vivienda.