Ya está claro que nos subirán la luz entre un 5 y un 7 % en el mes de abril.
Además el señor ministro nos mete miedo y nos dice que para que se pague exactamente lo que cuesta la generación de electricidad tendríamos que pagar un 40 % más, pero que va a hacer una reforma energética para que compartamos el coste del sistema todos sus integrantes.
Esto parece un espectáculo de pirotecnia al más alto nivel. Nos mete el pánico de que la electricidad debería costar como el oro para subirnos un poco las tarifas y después hacer unas modificaciones muy suave del sistema energético, que actualmente es muy favorable a las viejas y grande eléctricas.
Vuelvo a incidir en que los consumidores, ciudadanos y empresas, no debemos consentir que carguen sobre nuestras espaladas los errores de los gobiernos. El sistema se debe modificar y hacerlo para beneficiar a los consumidores, porque no es un sistema de libre competencia, es un sistema regulado, monopolio natural, donde, aunque podamos elegir quien nos factura, la distribución de electricidad corre a cargo solo de uno en cada zona.
Y después no para de leer en las últimas semanas que nos quejamos por el precio de la electricidad cuando en realidad pagamos en los hogares por ella menos que en tabaco o telecomunicaciones.
Señores y señoras periodistas, por favor, dejen de engatusarnos, porque en una vivienda puede que ocurra esto, pero la electricidad es algo básico y lo demás es algo de ocio y vida privada, por lo que siempre se paga más que por lo obligatorio. Además, para la mayoría de las empresas los costes energéticos suponen una parte muy importante de sus gastos, por lo que subirlos un 5 % es un sobrecoste grande e influyente.