Tu calefacción eléctrica para que ahorres en tu factura de la luz

Llega el invierno y tú, como no, quieres estar a gusto dentro de tu casa, el frío lo dejas para la calle, o mejor, para Siberia, pero en tu casa, calentito y tranquilo, con tu pijama favorito a ver tranquilamente la serie del momento.

Para eso es importante que tengas el sistema de calefacción que se adecúe mejor a tu vivienda y, a ser posible, que te reporte el menor gasto posible de energía y de dinero.

Seguramente seas de aquello que tienen una instalación de calefacción mediante radiadores o suelo radiante, ¿o eres de los que siguen yendo con mantas de una habitación a otra?

Si eres de estos que, desgraciadamente, viven de alquiler o no puedes hacer una obra para implantar los mejores sistemas de calefacción igual puede interesarte esta web con un ranking de los mejores sistemas de calefactores de bajo consumo eléctrico. Aun así, aquí te explicaremos algo más al respecto de equipos cuya fuente de calor es la electricidad..

Bomba de calor, el sistema de calefacción más eficiente.

El sistema de calefacción que consumirá menos electricidad es la bomba de calor. Hemos hablado muchas veces de estos sistemas cuando los llamamos aerotermia y no son más que los equipos de aire acondicionado que pueden genera agua o aire caliente.

Bomba de calor para calefacción

La ventaja de este sistema que es produce más de 3 unidades de calor (kWh) por cada unidad de electricidad consumida (kWh también), lo que hace que el coste de calefacción se reduzca.

La desventaja es que para usarla tienes 3 opciones, todas ellas con una instalación ,más o menos costosa.

  1. Suelo radiante. Puedes utilizar el agua calentada por la bomba de calor y hacerla circular bajo tu pavimento, lo que aportará un calor agradable cercano al ideal (pies calientes, cabeza fría) y, sobre todo, súper eficaz. El problema, el coste de instalación se dispara al tener que levantar el piso.
  2. Radiadores de bajo consumo. Parecido a lo anterior, en lugar de levantar el piso puedes hacer una instalación de radiadores de  bajo consumo para aprovechar el agua calentada por la bomba de calor de aerotermia. Estos radiadores son especiales porque la temperatura del agua que llega a ellos es inferior a 55ºC, que es la temperatura a la que puede llegar la bomba de calor, muy inferior a la que vendría de una caldera de gas o gasoil.
  3. Sistemas de aire. Con la bomba de calor también podrás alimentar sistemas de aire acondicionado que tiren aire caliente en invierno para calentar tu casa. Éstos pueden alimentarse de agua (fan-coil) o de gas refrigerante (Split) y tienen la ventaja de que calientan rápidamente el ambiente y las desventajas de estar moviendo y resecando en exceso el aire y de que el calor sube hacia arriba, lo que puede embotar tu cabeza si subes la temperatura de más.

Calefacción por infrarrojos, un pequeño sol en tu casa.

Los sistemas de calefacción habituales consisten en transmitir el calor por convención, es decir, que trasmites el calor al aire de tu casa y así obtienes un calentamiento del habitáculo.

Calefacción por infrarrojos

Si es un sistema de suelo radiante o radiadores, primero calientas por conducción el suelo o el radiador y éstos calientan el aire.

Los sistemas de paneles de infrarrojos lo que va calentándose son todos los elementos de la casa, paredes, muebles, personas, desprendiendo después estos el calor al aire y no al revés. Para ello se deben colocar los paneles en techos o paredes.

En teoría, según los diferentes fabricantes, este sistema puede suponer un ahorro entre un 30 y un 50 % respecto a otros sistemas de calefacción eléctrica convencionales.

La instalación es sencilla, deberás conectar el panel a la corriente, anclarlo a la pared o el techo deseado y colocar el termostato donde quieras, te dejo un vídeo explicativo.

Radiadores de bajo consumo. ¿Qué significa bajo consumo?

Todos hemos visto los radiadores eléctricos de aceite convencionales, con ruedecitas, que aparentan la forma de un radiador de agua pero se conectan a la electricidad.

Radiador aceite convencional

Un radiador de bajo consumo es la evolución de estos, llevando en su interior un aceite térmico con propiedades óptimas para mantener el calor durante más tiempo.

La ventaja es que te permiten gastar la mitad que con los radiadores portátiles, la desventaja es que necesitan instalación en pared, de manera fija y que debes tener cuidado con tu instalación eléctrica si tienes más de uno instalador.

Estufas de halógenos y calefactores de aire, el calor inmediato y caro.

Para el final nos dejamos los sistemas más clásicos, la estufita del tubo naranja de toda la vida, tubo halógeno, esa que si te acercas mucho te puede quemar el pantalón, y el calefactor de aire que te metes en la ducha cada día.

Estufa halógenos

Estos sistemas pueden resultar efectivos de manera eventual en habitaciones pequeñas cuando se quiere un calor inmediato, pero el consumo es desmedido y no recomendable, lo que afectará a tu bolsillo.

Calefactor de aire

Además, el calor aportado por el calefactor de aire es muy seco y desagradable y la estufa de halógeno debes tener mucho cuidado de no dejarla cerca de materiales inflamables si quieres olvidarte de desgracias y accidentes.

Espero que sea de utilidad este artículo y ya tengas un poco más claro que sistema de calefacción eléctrica te vas a comprar para tu casa, y, si tienes dudas, mándanos un mensaje.

2019-01-18T18:47:50+00:00

Leave A Comment