Ayer leí dos noticias contrapuestas respecto al futuro de las fuentes de energía.
Primero leí ésta, en la cual el presidente del Cabildo de Gran Canaria estaba como loco por encontrar petróleo en sus aguas, como si fuera una lotería que les haría ser mucho mejores y vivir mucho mejor.
Al rato, en mi lectura diaria de noticias del sector, encontré esta otra, donde habla de la bajada constante del coste de las renovables, en la que habla del sector eléctrico, pero puede extenderse también al sector térmico y el transporte.
Como se ve, mientras la primera fuente de energía, el petróleo, cada día sube más, debido a las tensiones políticas, la disminución de reservas o la dificultad creciente de su extracción, las alternativas con energías renovables cada vez son más económicas y además una oportunidad de que todos los países puedan generar su propia energía, ya que cada estado tiene su propia riqueza renovable.
En mi opinión, se debería de dejar de buscar petróleo de difícil extracción y riesgo ecológico muy alto, ya que representa una fuente de energía obsoleta, aunque aún necesaria, y substituirla completamente por renovables. Así se dejaría el petróleo para otros usos diferente de la energía, lo cual aumentaría la duración de sus reservas y disminuiría la contaminación generada.