Una de las modalidades del autoconsumo compartido permitida por la normativa actual es la creación de una comunidad solar. Las comunidades solares son aquellas que comparten la energía producida por instalaciones solares fotovoltaicas en varios edificios y están conectadas por la red de distribución pública.

Este tipo de instalaciones de autoconsumo compartido es muy popular en muchos países y tiene sentido su aplicación para el autoconsumo residencial. Muchas viviendas no tienen posibilidad de ponerse placas solares en su tejado y otras tienen espacio de sobra, ¿por qué no compartirlo?

Hace poco Repsol publicó que había formado la primera comunidad solar de España, aunque, realmente, eso no es del todo cierto. LO que sí es cierto es que su modelo de comunidad es diferente y evita la inversión de los consumidores.

Comunidad solar de autoconsumo compartido

¿Quien puede acceder al autoconsumo compartido?

Uno de los grandes avances de última normativa aprobada en España es la introducción del autoconsumo compartido. Esta opción a primera vista puede pensarse que consiste en compartir la energía en una bloque de viviendas o de oficinas pero puede llegar a ser algo más allá.

Se puede conectar unas instalación fotovoltaica para autoconsumo compartido entre diferentes usuarios siempre que se de alguna de las siguientes condiciones:

  • Que la instalación generadora y los usuarios que consumirán de ella tengan los primeras catorce cifras  de la referencia catastral igual, es decir, que forman una comunidad de propietarios. Este es el caso de los bloques de viviendas.
  • Que todos los consumos y las instalaciones de generación se conecten en la red de baja tensión del mismo centro de transformación.
  • Cuando la distancia entre todos los usuarios, tanto de la generación como del consumo, sea menor de 500 metros. Esto es importante porque puede haber alimentación en una manzana procedente de varios centros de transformación.

La segunda y tercera opción de la lista son las que cuadran con la posibilidad de creación de una comunidad solar para beneficiarse de la energía producida por las placas solares aunque realmente en una comunidad de propietarios también se podría aplicar este término..

En qué consiste una comunidad solar

Una comunidad solar es una relación win-win entre vecinos.  En la creación de este sistema comunitario de generación de energía limpia todos ganan. Unos ponen su tejado para poder hacer la instalación. Otros pagan parte de la instalación y a cambio se benefician de la energía producida.

En las comunidades solares las instalaciones son compartidas y para autoconsumo. El esquema es básicamente el siguiente:

  • En los tejados que hay posibilidades se instalan placas solares
  • Se inscriben para consumir la energía producida todos los consumidores que deseen y que cumplan las condiciones del ubicación del autoconsumo compartido indicadas anteriormente.
  • Se establece un mecanismo de participación para el pago de la instalación entre todos los usuarios que se aprovecharán de la energía. Esta participación puede ser en base a la potencia contratada como establece por defecto el real decreto 244/2019 o como se desee.
  • Según la participación en el proyecto se descuenta de la factura la energía producida por el conjunto de las plantas fotovoltaicas conectadas a la comunidad solar.

¿Quien interviene en las comunidades solares?

En resumen puede haber dos o tres actores, además de la distribuidora y comercializadora eléctrica paraticipando en un modelo de comunidad solar.

  1. Productor. Es aquel que deja su tejado o su terreno para instalar la energía solar. Puede ser particular o empresa, pues puede que haya más espacio para la instalación en un colegio que en un edificio de viviendas.
  2. Consumidor. Es quien se beneficiará de la energía producida por las placas solares fotovoltaicas. Se puede ser a la vez productor y consumidor en una comunidad solar.
  3. Inversor. Esta figura es opcional y tanto el productor como el consumidor puede convertirse en inversor. Tu comunidad solar puede salirte gratis si un grupo de inversión paga de inicio toda la instalación y gestiona su mantenimiento. Tú recibirás la energía y la pagarás a un precio muy por debajo del que pagas la luz habitualmente.
Reparto de autoconsumo compartido de comunidad solar
Fuente: Ayuntamiento de Cook

Así beneficia a tu vivienda una instalación solar comunitaria

Cuando te plantas una instalación fotovoltaica en tu vivienda puede que te encuentres en uno de estos casos:

  1. Tienes tejado pero tienes poco consumo. Durante el día trabajas fuera y si pones placas solares en tu tejado perderás mucha energía y eso hará que la rentabilidad baje mucho.
  2. Tienes consumo pero no tienes espacio para los paneles solares. Este caso es muy habitual. Si vives en un piso rara vez vas a conseguir tener espacio suficiente.

En cualquiera de estos casos puedes beneficiarte de tu instalación solar para autoconsumo compartido. En el primer caso porque aprovechas su tejado con energía solar y el segundo porque consigues alimentar tu casa con energía limpia.

Además al compartir la energía en tu comunidad solar tienes los siguientes beneficios:

  • Al agrupar instalaciones pequeñas el coste por kW será menor que si haces una instalación individual
  • Aprovechas todo el potencial solar de tu entorno
  • Reduces la emisión de CO2 a la atmósfera
  • Mejoras la seguridad de la red eléctrica
  • Reduces el plazo de amortización de tu inversión
  • Aumentas el valor de tu inmueble.
  • No hace falta que tengas una vivienda en propiedad para consumir energía solar.

¿Cómo se reparte la energía producida por las placas solares entre los integrantes de la comunidad solar?

Hasta ahora este era el principal problema que había a la hora de hacer instalaciones de autoconsumo compartido, el reparto de la producción. La normativa establece dos formas de hacer el reparto de la producción de electricidad procedente de los paneles solares, o bien un reparto estático o un reparto dinámico.

El reparto estático consiste en establecer unos factores fijos de participación a cada usuario. El consumidor descontará en su factura la energía proporcional a su coeficiente de participación. Si consume menos energía durante algún mes, puede perder rentabilidad y no puede ceder esa energía a ningún vecino.

El real decreto establece un reparto por defecto según las potencias contratadas, pero puede hacerse de cualquier otra manera porque hay viviendas que con menos potencia contratada puedan consumir más energía en las horas de sol que otras.

Lo lógico es que ese mismo factor de participación se aplique para el pago de la instalación y de su mantenimiento.

El reparto dinámico sigue por desarrollar un año después de la entrada en vigor del real decreto 244/2019 aunque esté contemplado en él y en la directiva europea de energías renovables. En este caso se tendrá en cuenta el consumo horario de cada usuario y podrá establecerse mecanismos para poder intercambiar energía de uno a otro. En cuanto sepamos más al actualizaremos la entrada.

Instalación placas solares

¿Cómo puedo participar en una comunidad solar?

Para participar en una comunidad de autoconsumo compartido lo primero que debes es tener ganas de cambiar el modelo energético y de hacer un mundo más limpio y sostenible.

Tras esta declaración de intenciones deberás juntarte con tus vecinos y proponerle la idea. Os deberéis constituir como comunidad solar para beneficiaros de todas las ventajas.

Tras ello deberás ponerte en contacto con una empresa de energía solar fotovoltaica para que os haga una propuesta y os ayuden con el dimensionado y trámites a realizar.

Si te gusta el post y crees que es interesante para alguien, compartelo en tus redes sociales. Si tienes dudas, deja tu comentario o contacta con nosotros.

Última actualización el 2020-04-17 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Está presentación de producto se ha realizado con AAWP plugin.